martes, 9 de febrero de 2021

GATOS DISFRAZADOS...

 

El asunto tiene hasta su gracia. Una de las cosas que más echo de menos durante esta pandemia, es el poder salir a la calle de madrugada. La gracia viene porque en la normalidad que se suponía iba a durar toda la eternidad, no lo hacía nunca. No soy un gato disfrazado de “vecino común”, pero ya se sabe, basta que no lo puedas hacer ahora…

Lo mismo deben de pensar todos esos, y esas, claro, que un día si y el otro también, aparecen en la madrugada de un informativo, detenidos en cualquier recinto disfrazado de “garito de tres al cuarto” pagando una pasta, además, por intentar jugársela a la autoridad competente.

Cada vez que ésto ocurre, que detienen a usos cuantos desaforados y “malvecinos” por llenar cualquier “armario destartalado”, pagando además, con premeditación  y alevosía, no puedo evitar pensar en esos chistes, que siempre me han parecido tan estrambóticos, de “Estaban cien mil chinos en una cabina telefónica, y al recibir otro gol, el portero de uno de los equipos se queja amargamente diciendo: -Claro, es que me dejáis solo.

En el día a día a estos individuos no sé si les ha dejado solos la cordura, pero sí, están llenos de un egoísmo exacerbado. Fríamente, les trae al pairo hasta la posibilidad de poder contagiar a sus más íntimos. Porque se supone, que en el mejor de los casos, todavía les quedará de eso: “familia”.

Y es que hay cosas que no las puede arreglar nunca ningún “lo siento”, aunque después se vista de lacrimógeno, trágico o de mil excusas cada cual más descabellada que la anterior.

Todo acto tiene su repercusión, y tras cualquier decisión sólo se abre un camino de ida, nunca de vuelta. Y por supuesto, en ningún caso la juventud debe de ser sinónimo de estulticia, sino de esperanza.

*FOTO: DE LA RED

sábado, 6 de febrero de 2021

¿SEGURO QUE ESTÁ LLOVIENDO?

 

¡Pues sí! La cosa, la famosa cosa, debe de ir tan mal que hasta nuestro destino ha decidido echarnos una mano

Y llueve como si no hubiera un mañana. No en intensidad, que si se pusiera en serio, seguro que nos ahogaba, sino en horas, todo el puto día, para que no salgamos a la calle. Y así no nos contagiemos.

Ignoro si en esa autonomía llamada Madrid, el destino esté actuando de la misma manera. Y es que Díaz Ayuso es mucho hasta para el destino. Espero que éste, el destino, no parezca para ella al menos, que sea de izquierdas. Porque en ese caso, no hay nada que hacer, y hará lo contrario de lo que el sentido común pidiera…

Hace dos días, flipé, otra palabra seguro que se quedaría corta aunque pareciera más seria. En un reportaje televisivo se hablaba de una empresa de esas que se dedican a atrezo para películas y series de televisión, naturalmente no se decía el nombre, que se estaba replanteando seriamente cerrar el negocio. Porque están todo el día recibiendo serias amenazas de muerte de los negacionistas.

Me imagino que la noticia así, para muchos, necesitará una explicación. Y remedando a Pepe Isbert en “Bienvenido, Mister Marshall”: “…esa explicación que os debo os la voy a pagar”.

Tanto en películas como en series de televisión, a los decorados hay que dotarlos “de verdad”.  Y de eso se encargan “los de atrezo” que, por ejemplo, en un “presunto” hospital son los que se encargaran de llenarlo de máquinas, y que en el fondo solo son maquetas que dan el pego.

Pues, al parecer, muchos negacionistas la única manera que tienen de seguir con su discurso, es decir que todo lo que se ve en cualquier informativo, venga de donde venga, está trucado. Y más de una empresa de atrezo está siendo amedrentada.

Por cierto, y ya que estamos, en cuanto termine este post, voy a comprobar si está lloviendo de verdad o son los de “efectos especiales” haciendo un buen trabajo…

Al parecer, más de uno y de dos, se está tomando en serio eso de que la vida es una película… Y para más inri, seguro que no han visto el film de François Truffaut,  La noche americana, o el cine dentro del cine.

Ellos se lo pierden…

*FOTOGRAMA: "LA NOCHE AMERICANA"

viernes, 5 de febrero de 2021

UN BEBÉ LLAMADO OMAR MONTES

He estado viendo la entrevista en "La Resistencia", de Broncano a Omar Montes

Llamadme raro, pero procuro no ver en general este programa, aunque ya sé que está triunfando. Siempre me ha parecido una falta de respeto no prepararse de antemano una entrevista, tanto para el invitado como para el público. Y este programa se basa en eso y en los reflejos del presentador, David Broncano, para salir airoso de los diversos jardines en los que se puede meter por su ignorancia, nunca fingida, del invitado, pero quizás si aumentada.

Lo que ocurre es que el invitado, en este caso, el ya citado Omar Montes merecía muy mucho la pena. Por mi edad, nos separan décadas, no lo hago por ser seguidor de su músia, aunque me merece el mayor de mis respetos.

Para definir el sentimiento que me inunda al verlo, debería utilizar una expresión que él, Omar Montes, durante la entrevista ha repetido en muchas ocasiones: “Es un ser de luz”. Y dicho con mucho cariño, y por favor que se me entienda, una especie de primo lejano de Forrest Gump.

Hace muchos años escuché una teoría de por qué es como es el diseño de un niño pequeño, un bebé, e inequívocamente uno de los motivos es el conmovernos y que pueda sobrevivir en esta jungla que es la vida.

Y Omar Montes, es un bebé grande a sus 32 años, que ha logrado no sólo sobrevivir en su entorno, sino que ya es conocido internacionalmente.

La ternura que desprende desde el primer momento de sus declaraciones (no ha dudado, como un niño chico, el pedirle el tractor) le ha ganado a un Broncano hoy nada “repreguntón”, sino siempre a favor de obra desde el minuto uno, al comprobar el tipo de persona que es Omar Montes, inocente elevado a la máxima potencia, que al decir que el regalo que le traía, era una muñeca que había robado en Cantora se ha desarmado clarísimamente.

Y es que cuando una persona te muestra su yugular, sería de muy mala gente el atacarle.

Broncano, ni ha querido enterarse, al no intentarlo, a cuánto ascendía el contrato que acaba de firmar Omar con una gran discográfica internacional, ni le ha presentado formalmente sus dos preguntas estrellas (las veces que ha hecho el amor en el último mes, y el dinero que tiene).

Para aquellos que estos comentarios les de ganas de ver la entrevista, pedirles que se fijen en las caras que dejaban traslucir los dos acompañantes de David  Broncano. Primero de estupefacción y después de un cariño exacerbado que si Broncano hubiera ido a por él, estos se lanzan en su defensa sin ningún tipo de miramientos.

En estos días, y no lo digo por la pandemia, de “sálvese el que pueda”. Da mucho gusto comprobar que siguen existiendo personas buenas, y a los que además le va muy bien.


*FOTO: DE LA RED

*VIDEO: YOUTUBE

 

 

 

miércoles, 3 de febrero de 2021

¿QUIÉN SERÁ?


 No sé vosotros, pero llevo una temporada en que un día sí y el otro también, recibo llamadas telefónicas, en que me brindan ayudas de todo tipo, sin ni siquiera haberlo pedido.

Acabo de recibir una, a las seis de la tarde, en que poniéndome como muleta Travel Club, se interesaba por mi “cuenta de la luz”, así literal. Me ofrecía el oro y el moro, como se dice vulgarmente, para velar de que no siguieran abusando de mi buena fe…

Después de más de seis décadas en este planeta, uno ya sabe cómo va la película, e incluso la mayoría de las películas que te pueden contar durante tu vida. Y antes de que te pongan mirando para Cuenca, perdón de antemano por esta ciudad contra la que no tengo nada, y me saquen dinero de una manera u otra, prefiero cortarlos por lo sano.

Este mundo, en el que antes de que primara lo políticamente correcto, se decía que era “una merienda de negros” y ahora no se puede decir nada sin que se ofenda algún colectivo, el más tonto hace relojes de madera, y además le funcionan. Al menos el tiempo necesario para que alguien sea el “paganini”.  

Hace ya muchos años que se acabó el que te llamaran a la puerta para ofrecerte desde libros a alfombras, hasta directamente ponerte la mano a modo de petición con cara de pena.

Y es que el teléfono no tiene la mirilla que tiene la puerta, y que te hace componer una opinión sobre si debes o no abrir la puerta. Porque ver nueve cifras, o las que sean, que te están llamando, lo único que consiguen, en el mejor de los casos, es crearte interés en una especie de ruleta rusa que puede ser mortal.

Hace ya mucho tiempo, en mi prehistoria, me di cuenta de que si me llamaban “caballero”, malo, siempre peligraba mi cartera. Y desde entonces ahí seguimos, en la lucha diaria.

*FOTO: DE LA RED

 


martes, 2 de febrero de 2021

LOS PEORES ENEMIGOS...

 

Unas recientes declaraciones de Reyes Maroto, Ministra de Industria, Comercio y Turismo,  para Onda Cero, asegurando que "...quieren tener todo preparado para que en Semana Santa se pueda empezar a viajar de una manera segura… “ ha dejado clarísimo uno de los métodos, el de la zanahoria atada a un palo, utilizado por nuestro Gobierno.

No hace falta aclarar que cuando hablo de “nuestro Gobierno” incluyo también a todo gobierno autonómico, y a los diferentes partidos. No se salva nadie.

El problema de darnos cuenta del método de la zanahoria, es que inmediatamente percibimos también de que nos tratan como a un rebaño de ovejas, que formamos la mayoría de los españoles de buena fe, y a los que entre otras cosas, nos pueden llevar al matadero, como lo están haciendo, teniendo como muleta un futuro casi próximo, en teoría, esplendoroso.

Pero ya se sabe…, al final nos pasa como en aquel viejo chiste, un optimista crónico, que preguntado por su vida sexual, la describía diciendo que “Follo casi todos los días. Casi los lunes, casi los martes…”

Y es que hay muchas maneras de ver la vida, entre ellas la de vivir rodeados de voces en off, que te hacen ver siempre las supuestas luces al final del túnel, y así intentar obviar la oscuridad en que estamos metidos.

Hace ya un tiempo que os dije, que había quitado al alcance de mi vista, todo objeto cortante para así poner a salvo mi integridad y la de mis venas. 

Ahora acabo de decidir que también voy a tener que proteger con bandas esponjadas todo tipo de aristas para evitar darme cabezazos. ¿El motivo? Esa Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que se ha descolgado con un “diferente” orden de prioridades (camareros, profesores, cajeras y periodistas) para cuando pueda vacunar masivamente.

No puedo negar que si algún día necesito a la mejor publicista, intentaré ficharla para el puesto. Eso, si acepta trabajar siempre con gafas de sol.

Y es que sus ojos siempre serán su peor enemigo…

*FOTO: DE LA RED

lunes, 1 de febrero de 2021

LA REINA DEL NOSEQUÉ

 


Desde que hemos aprendido a conjugar el verbo “vacunar” hay una especie de carrera entre los que tienen un gramo de poder para hacerlo, que si te cruzas con ellos en el momento de tomar su decisión, te pueden hasta arrollar.

Luego nos quejamos que el calendario de vacunación se está retrasando con los dimes y diretes de  las farmaceúticas. Si todo hubiera ido miel sobre hojuelas en lo programado, a saber si hubiera quedado algún frasco para ser puesto en el orden autorizado tras la carrera del siglo de los sinvergonzones...

La mayoría de los tertulianos, en los foros de opinión, se muestran entre sorprendidos y cabreados. En lo de cabreados les doy la razón, pero en lo de sorprendidos, no, en una España todavía con olor a cortijo y en el que en las fiestas de los pueblos  la hija de él” se pone por delante, por ejemplo, a la hora de ser nombrada, “bella” o “reina” del “nosequé”.

En un país en el que todavía está muy presente el famoso “el que tiene padrino se bautiza”, más de un obispo, por ejemplo, ha demostrado que tiene más fe en su poder en la tierra, que en el poder de su Dios, al menos, con respecto a la pandemia. Y que ellos, esos miembros de la Iglesia con prisas por vacunarse, en lo último que están pensado es que sus feligreses van en un barco en los que ellos son su capitán y que en caso de peligro de hundimiento ellos debieran de dar ejemplo de cumplir con las normas que se han establecido, al menos para no ir a su infierno.

Esta pandemia, como cualquier guerra, está sacando lo peor de nosotros. Con el agravante de que los pillados en esta carrera por la vacuna, además se siguen preocupando por su imagen, y nos dan excusas de lo más peregrinas a modo de un Pinocho desaforadamente mentiroso. Es una manera indirecta de demostrarnos cómo ven al resto de los que comparten con ellos el paso por este mundo: Se nos caen los mocos mientras nos chupamos el dedo.

¡De vergüenza!

*FOTOGRAMA: PINOCHO

martes, 12 de enero de 2021

EGOÍSMO SOBRE PAISAJE EN BLANCO

 Últimamente los españoles nos estamos especializando en coger un tema y no parar hasta agotarlo, al tema y a nosotros con él. De hecho en estos doce días que ya han pasado del año nuevo, todavía prácticamente un bebé, no paramos del blablablá.

Ahora estamos con la gran nevada para arriba y para abajo. Si se pudiera haber hecho más o menos, o incluso haber empaquetado al blanco elemento según caía y venderlo con un lacito rosa.

Quizás el gran desacierto ocurrió el mismo viernes, al dejar que la  gente trabajara por la tarde, y consecuentemente luego se les hiciera tarde para regresar a sus casas, quedando muchos de ellos tirados en las diversas carreteras de circunvalación, y con grave peligro para sus vidas.

Pero con este tema como con la mayoría siempre fallamos en lo mismo: ¿Quién le pone el cascabel al gato? ¿Quién toma la decisión y con ella la responsabilidad?

A nosotros, a todos, se nos da muy bien el hablar como si fuéramos en un ascensor, a ser posible que no sea el del Empire State Building, por aquello de que probablemente intentando llenar el silencio de ese momento, acabaríamos con todos nuestros argumentos, como armas de fogueo, antes de llegar al final.

Siempre se ha dicho eso de que cada español es un entrenador de futbol que sabe, por supuesto, mucho más que el “oficial”. Pues ahora todos somos, ya nacemos incluso con el carnet, de tertulianos. Sabemos de todo, y dominamos todos los temas. Y así se ha demostrado con nuestro comportamiento, haciendo lo que nos sale del mismísimo, bajo la excusa de que no nieva todos los días.

Lo mismo ocurre con nuestros políticos, que mas bien están actuando las veinticuatro horas como tertulianos, esparciendo la propaganda oficial de cada momento.

Muchas veces da la impresión de que antes de salir de sus casas por la mañana, reciben unos cuantos folios por el correspondiente correo electrónico, y así luego van coincidiendo en frases enteras como si fuera el estribillo de la canción que ese día toca en cada partido.

Ya para acabar, decir que lo mejor que he oído estos días sobre la gran nevada, y el comportamiento de la gente desoyendo los “consejos” de sus políticos, se refería concretamente a los madrileños, pero es extrapolable al resto de los españoles:

Si un día en lugar de una gran nevada, hay un tsunami, pese a las advertencias, la gente saldrá a nadar”.

Lo suscribo.

*FOTO:  DE LA RED

 

sábado, 2 de enero de 2021

ÚLTIMAS Y PRIMERAS VOLUNTADES...


 Comienzo el año cabreado.  En la madrugada del día 2 de Enero he perdido un vuelo a Mallorca. He llegado tarde por minutos, y lo que es peor, he visto como el aparato tomaba vuelo con mi familia dentro.

Ha sido en sueños, pero es todavía mucho peor. Porque allí no existe la nueva normalidad ni saben de pandemias ni de “confinamiento” que según  La Fundéu, Fundación del español urgente,  por su parte, la ha elegido su palabra del 2020. Era una de las palabras más claras de los últimos años, por obvia, en un año nada obvio, sino descarado y hasta insoportable.

El primer día del año me lo he pasado en casa intentando abandonar en cualquier esquina el pedal agarrado en la Nochevieja, y con las manos preparadas para hacer aspavientos por si alguien a mi alrededor hablaba un poco más alto. 

No ha hecho falta las precauciones porque siguiendo la estela de la noche anterior, la última del año, sigo más solo que Iñaki Urdangarín cuando estaba en la cárcel. Que él, al menos, ha terminado el año con buenas noticias, y le modifican, a mejor, sus condiciones penitenciaras.

Bien pensado, yo también tengo buenas noticias. En Nochevieja he inaugurado mis viajes por Skype en la modalidad de ebrio hasta las cejas. Iba a decir que el sufridor, pero como iba tan pedo como yo, o incluso más, lo de sufridor le viene grandísimo, es mi único amigo sobreviviente junto con este vecino del mundo de nuestra cuadrilla original.

Lo de mi pedo, mi castaña, mi cogorza, mi merluza, tampoco tiene mucho que comentar, ni ponerme cerca de Baco como alumno aventajado. Al no beber alcohol normalmente, la melopea la he debido de coger al agarrar el corcho de la botella de cava para extirparlo. A no ser que en las borracheras también haya una variante británica que contagie también muy rápidamente.  Pero creo que no va a ser el caso.

Antes de terminar quiero pedir perdón a mis vecinos que sobre la una de la madrugada de Nochevieja, me hayan tenido que sufrir a voz en grito mis conversaciones con mi amigo diciéndole a él y a su pareja, lo mucho que les quiero. Ellos también están en Donosti, pero cuando te pones por Skype ya partes de que Internet tiene que ver mucho con “La guerra de las galaxias”. Es como si ocuparas una nave espacial que te va a teletransportar, y uno ignora los recovecos que tiene el ciberespacio. 

*FOTO: DE LA RED

 

lunes, 28 de diciembre de 2020

EN LA ESPALDA DE LA LÓGICA


 Hoy sí que se puede utilizar el verbo “ulular” para describir lo que el viento está haciendo sobre el tejado de mi casa. Y no es nada metafórico.

Es uno de los peligros que pueden ocurrir si te despiertas en la mitad de la noche y recuerdas, lamentablemente, que la última colada todavía está sin tender,  y recuerdas también que aunque suene a título de película, desgraciadamente no es ninguna película que te has montado, y estás solo en casa también por Navidad, aunque no seas Macaulay Culkin ni hayas tenido una adolescencia cuando menos complicada…

Las pocas luces navideñas que el ayuntamiento donostiarra destina cada año, al menos en mi barrio, se mueven como locas entre la lluvia que cae como sino hubiera un mañana.

Por esas cosas que no tienen sentido, mi mente me recuerda ahora mismo, que ya estamos en el día de los inocentes. Siempre que recuerdo ese día, por cierto, en mi mente aparece el consabido muñequito de papel pegado a una espalda, que hasta ahora al menos nunca ha sido la mía.

Bastante se encarga ya el destino por su cuenta de gastarse bromas el resto del año, de las que por supuesto sólo se ríe él.

Este año lo de la pandemia ha sido bastante pesado y un mucho reiterativo. Y a ese carro se han apuntado para pegar el muñequito con saña en la espalda de la lógica los negacionistas, y un Miguel Bosé llegando a imitarse a sí mismo pero de una manera desaforada.

No me había fijado hasta ahora la tristeza con un punto de añoranza que se puede desprender de una calle solitaria en la mitad de una noche, con la lluvia como castigo convirtiendo en espejo lo que hasta hace poco era asfalto.

En momentos como éste es comprensible que en cualquier instante puedas descubrir una puerta que te dirija a la poesía, y ya nunca veas el mundo de la misma manera. No tiene antídoto, ni hace falta. 

*Foto: F.E. Pérez Ruiz-Poveda


domingo, 27 de diciembre de 2020

PÁJAROS DE VOCABULARIO...

 

Tengo un primo, Koldo, que dice cosas como “Hace un frío del Caravaggio” convirtiendo así, una más que posible ordinariez en puro arte. Ya le tengo dicho hace mucho tiempo que se debería de meter en política. Porque la mayoría de los partidos necesitan gente que nunca aterriza entre los suyos, que siempre está por las ramas, como pájaros de vocabulario.

Expresiones como distancia social y la nueva realidad, se han consagrado este año en un diccionario entre pandémico y de camuflaje, que te da una de cal y veinte de arena, para que mires a los lados donde se encuentra su muleta, sin nunca dejarte mirar al frente donde es más que probable que se encuentre la verdad. Sin poder coger un poco de aire para saber cuál es el timo, lo malo, si la cal, la arena, o la cordura que te intentan arrebatar.

Hoy mismo, si nos fijamos en todos los medios de comunicación, ya han convertido un reparto, más que mísero todavía, de vacunas en un reality show, más que digno en la Cadena alegre, anacrónico en todas las demás.

Nos enteraremos, sin preguntar nosotros nada, de sus nombres, edad, estado civil, y de sus dimes y diretes vitales hasta el día de hoy, su clímax, y a poder ser, de eso se trata, el nuestro. ¡Vamos! Que no ocurrirá el famoso y anhelado “edredoning” entre ellos, más que nada porque hay que mantener esa dichosa “distancia social”…

Los colegas aventajados de Koldo han logrado convertir esta guerra que nos ha tocado vivir en una continua visita a un parque temático, en la que no nos damos cuenta los demás, solo al que le toca en cada momento, que los heridos y muertos son de verdad y para siempre.

Mientras, hacemos cola para la siguiente barraca de la feria.

Y es que… Antes muerto… que sin PCR, no nos queda otra. 

*FOTO: DE LA RED